Se separan las yemas y las claras, se baten las yemas a punto de escribir. El chocolate se pone a baño marí­a junto con la leche condensada hasta derretirse, se retira del fuego y se le añaden las yemas ya batidas y la vainilla. Así­ mismo se baten las claras a punto de turrón  añadiendo el crémor tártaro y finalmente se unen de manera envolvente con la mezcla del chocolate. En unas copas se pone la mitad de la soleta y se agrega el mousse.  Para adornar se recomienda poner una cereza con tallo. Tip:  Las yemas deben batirse hasta quedar casi blancas como mantequilla