María Fernanda Valdés Borbolla

Nadie está exento, y creer que lo estamos es nuestra mayor discapacidad

+ + + Primera influencer con una discapacidad en México

La vida te pondrá obstáculos pero los límites los pones tú.

¿Alguna vez has caminado por una calle en reparación? Quieres llegar a tu destino pero el pavimento está roto, hay tierra, maquinaria y piedras que interrumpen tu camino. Entonces tienes dos opciones, cruzar esquivando un montón de obstáculos o dar la vuelta y buscar otra vía. Seguramente sentiste enojo y frustración, porque que llegaste tarde a tu destino. Ahora imagina por un momento que debes cruzar la calle con una silla de ruedas y pasar entre los autos que están mal estacionados; imagina que eres débil visual y quieres comprar una playera en un centro comercial repleto de cosas, piensa en los comentarios de las personas, las miradas incesantes sobre ti, porque somos una sociedad deficiente cuando se trata de lo que es diferente.

María Fernanda Valdés es originaria de San Luis Potosí, tiene siete años de casada y es madre de 3 pequeños, Sebastián, Fernando y Rodrigo. Y es precisamente por sus hijos, que Fer comenzó con este increíble proyecto.

+ + + ¿Y tú, incluyes o te excluyes?

La inclusión es un tema necesario, se trata del reconocimiento de que todas las personas tienen habilidades y potencialidades propias y que el individuo con discapacidad y su familia tengan la posibilidad de participar en igualdad de condiciones, reciban las mismas oportunidades y puedan tener una vida plena. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) 2014, el 6.4% de la población del país, es decir más de 7 millones de personas, reportaron tener al menos una discapacidad ya sea intelectual o motriz.

Desde que Fer se convirtió en mamá, es difícil asistir a fiestas infantiles o eventos de sus hijos, pues otros niños se juntan para preguntarle qué le pasó o la miran curiosamente. Esto es natural, pues son niños y el mundo es constantemente una incógnita, pero por lo general, los padres se avergüenzan y piden a sus hijos que no lo hagan, que no la vean y evitan el tema.

Indirectamente, esto es algo que impacta en la vida de los hijos de Fer, por ello, es portavoz de todas las personas que tienen alguna discapacidad. Su propósito es enseñar a la gente como tratar con personas que tienen capacidades diferentes. No se trata de ignorarlas, se trata de mirarlas a los ojos y abrazarlas con una sonrisa. Es cuestión de cambiar nuestra manera de pensar, porque muchas de ellas pueden hacer todo por sí mismas, los límites están en los demás, en quienes creemos que no pueden.

Fer es Licenciada en Educación y ofrece conferencias para niños sobre este tema, les habla sobre su vida, de cómo creció igual que ellos, con las mismas oportunidades y con las mismas ganas de vivir y formar una familia. La idea es que las nuevas generaciones se acostumbren a las diferencias, que vean con naturalidad a cualquier persona, que respeten y entiendan la importancia de los espacios para discapacitados y que estén dispuestos a ser el cambio que nuestra sociedad necesita.