Femme fatale

Mujeres inteligentes, enigmáticas, fatales y totalmente irresistibles



Mujeres que con su belleza conducen a la tragedia: esa es la definición más conocida en el arte y la literatura del arquetipo de la mujer fatal o, mejor conocido en francés, femme fatale, atribuido a las mujeres más liberales de Francia. Pero hoy, más que solo un personaje de ficción es una tendencia a la que cada día se suman más mujeres dispuestas a sentirse empoderadas, sensuales, seguras en su propia piel y conscientes de su bienestar.



El mito de la mujer fatal se desarrolla prácticamente en todas las culturas desde tiempos remotos, por lo cual, la belleza femenina es un ícono de perdición y deseo de cualquier hombre que sea cautivado por ella. Sin embargo, el cine se ha vuelto su principal medio de difusión. Cómo olvidar a Marylin Monroe con su actuación en Niágara o Sharon Stone en Basic Instinct, clásicos del cine que se volvieron famosos gracias a la participación de estas maravillosas mujeres.

La nueva descripción de una femme fatale involucra no solo lo sexual, sino mujeres amorosas y coquetas que, a su vez, poseen altos vuelos intelectuales, y es precisamente esta su mayor cualidad, ya que el mejor filtro del placer es la inteligencia. Con el empoderamiento de la mujer nace el cuidado y la responsabilidad de su cuerpo. Un ejemplo de ello es la autoexploración mamaria y la necesidad de cumplir con las revisiones médicas ya que son imprescindibles para poder detectar posibles anomalías.

El poeta y novelista español Valle Inclán decía que “La mujer fatal es la que se ve una vez y se recuerda siempre¨. Esta frase nos lleva a la actualidad: mujeres que no solo se preocupan por su belleza, sino por inspirar al mundo femenino a lograr más cada día. Mujeres que son madres, esposas, amigas, emprendedoras, líderes de empresas, dueñas de su propio negocio y siempre con la meta de conquistar lo inalcanzable.

Fuentes: revistamito.com, abc.com, vogue.es