“El motor principal de ésta máquina es mi esposa”

Arturo Martínez opera el trenecito de un centro comercial desde hace nueve años. Su objetivo es hacer que las personas que se suben pasen un rato muy alegre olvidando cualquier cosa negativa. Es padre de familia y tiene un hijo de 20 años. Él es el menor de cuatro hermanos.

Disfruta mucho del trato con los niños. Antes de dedicarse a esto, trabajaba con jóvenes en establecimientos de comida rápida. Se caracteriza por su buen sentido del humor. Conserva experiencias de todo tipo, que le han permitido tener muchas satisfacciones cada vez que se suben los papás o los abuelos con los niños.

Sus pasajeros siempre viajan muy contentos en el trenecito porque se sienten seguros en manos del responsable operador. El tren alcanza una velocidad de hasta 60 km, razón por la que quien conduce debe ser precavido para evitar accidentes. Arturo es una persona que disfruta su trabajo y para él es importante siempre dar el extra, es por eso que cada temporada se encarga de decorar el tren con una temática diferente; personajes característicos y colores forman parte de este gran aporte didáctico que hace que sus viajes sean más atractivos. Arturo mantiene una buena relación con la gente que trabaja en la plaza. Además, tiene una frase característica para alegrar y animar a todos los que se suben al tren.