Gabriela Cruz González

Fisioterapeuta

Gabriela Cruz es una potosina de 43 años. Con su esposo, Jorge Gómez, tiene dos hijos: Gael, de 13, y María José, de 3. Lleva 23 años dedicándose felizmente a su profesión. Tuvo sus inicios en la Ciudad de México, donde trabajaba como asistente de estilista en un spa de Polanco. En este lugar le dieron la oportunidad de ascender como estilista o terapeuta, así decidió aprender su actual profesión.

Gaby, como le llaman de cariño, disfruta mucho ser terapeuta, pues atender a la gente es su pasión; una de sus más grandes satisfacciones es poder sanar a las personas que acuden a ella por algún dolor a través de la terapia física. Su rutina diaria comienza muy temprano, a las 6:20 de la mañana, con la preparación de sus hijos. Mientras su esposo hace el desayuno, ella revisa su agenda, ya que su trabajo requiere cita. Uno de sus sueños es dar a conocer su talento, además de dignificar la profesión que la ha ayudado a superarse en lo personal y profesional. También le gustaría transmitir su conocimiento a quien sea capaz de llevar su experiencia al próximo nivel. Sin duda, considera que ser fisioterapeuta es una profesión en la que nunca se termina de aprender.