Fotografías, risas y sustos

La simpatía es su principal característica

Julio César Barbosa es el nombre de quien todos hemos visto en el Centro Histórico de la ciudad como estatua urbana. Lleva siete años desempeñando esta labor. Actualmente está casado con Elizabeth, tiene un bebé de 1 año y dos hijos casados, gracias a ellos ya tiene cuatro nietos.

El trabajo de estatua consiste en permanecer inmóvil por largo tiempo, compartir reflexiones con la gente que le comparte una moneda y tomarse fotografías con quienes lo ven al pasar. Una anécdota que le sucedió hace poco es que una señora le aventó una moneda porque pensó que se trataba de una estatua real pero, al momento en que Julio se movió para agradecerle, la señora casi se cae del susto.

El aspecto que más le gusta y disfruta de su trabajo es el trato con los niños porque siempre muestran mucha emoción o intriga cuando lo ven. Julio siente una gran satisfacción por los comentarios que le hace la gente que lo ha visto como estatua y por su simpatía con los niños.