+ Janucá o La fiesta de las luminarias

Además de las fiestas de la tradición cristiana, como la Navidad, también se celebra Janucá.

Esta festividad ocurre el día 25 de Kislev (calendario judío), es decir, lo que en el calendario gregoriano sería a finales de noviembre y diciembre. Dicha fiesta consiste en la conmemoración de la derrota de los helenos y de Antíoco Epífanes, quien pretendía construirle un altar a Zeus en el templo y prohibir que los judíos siguieran con sus tradiciones, así como la purificación del Templo de Jerusalén en el año 165 a. C. Esta victoria en manos de los macabeos significó la soberanía política y religiosa en Israel.

Después de que los macabeos recuperaron Jerusalén y el Templo, se necesitaba aceite de oliva para encender la menorá (el tradicional candelabro) que debía prenderse noche tras noche, pero sólo había aceite para un día. En algunas versiones del origen de Janucá se cree que ocurrió un milagro porque esa cantidad alcanzó para ocho días y así se instauró esta festividad.

El ritual judaico consiste en encender las velas de la menorá al anochecer de cada día. Actualmente, se encienden candelabros en lugares públicos de ciudades como Buenos Aires, París, Nueva York, México y Jerusalén. Aunque la Navidad cristiana y la Janucá hebrea tienen diferente origen y significado, la celebración de estas festividades tiene algunos aspectos en común, tales como el ambiente familiar, los regalos y el simbolismo de la luz.

Fuente: lanacion.com.ar