Lee como loco

La Academia sueca regresa a sus senderos tradicionales. Después de premiar zonas extra literarias como la del periodismo, con Svetlana Alexiévich y el controversial reconocimiento al compositor Bob Dylan, en 2015 y 2016, respectivamente. El Nobel de literatura, este año, regresa a un escritor sumamente exquisito, melancólico y profundo: Kazuo Ishiguro, de origen japonés, pero su escritura es en lengua inglesa. El hilo que ata su narrativa tiene que ver con temas entre la memoria, el olvido y el tiempo, y como la Academia lo subrayó, es un reconocimiento a “quien, en sus novelas de gran fuerza emocional, ha descubierto el abismo bajo nuestro ilusorio sentido de conexión con el mundo”. Sin duda muchos estarán satisfechos con la elección, ya que sus novelas también han sido llevadas al cine y su producción literaria está traducida al español.

Recuerden que los premios o reconocimientos nos son una garantía al extremo, sólo una pauta canónica que finalmente pueden apoyar una guía de lectura o como recomendación literaria. Pero puedo garantizarles que es un escritor que los puede atrapar, por la temática que conlleva sus novelas. Lo que debemos aprovechar es la coyuntura para conocer su poética, un nuevo autor, conocer su formación, los escritores que ha leído, su tendencia artística, y hasta lo que tiene Ishiguro en su escritorio por leer. La secretaria de la Academia sueca afirmó que el escritor inglés es una mezcla entre Jane Austen, Kafka y Proust, autores clásicos que quedarán para la posteridad y que se vuelven inmortales en este universo. También leí que es aficionado a los rusos, Dostoievsky y Tolstoi y a muchas escritoras inglesas, como las hermanas Brönté, entonces imaginen todo lo que podemos encontrar en su narrativa. También está la opción de ver las películas que han sido adaptadas de sus novelas, como “Lo que queda del día” (1993) con Anthony Hopkins y Emma Thompson, así como “Nunca me abandones” (2010) con los actores Carey Mulligan, Keira Knightley y Andrew Garfield. Incluso una película nominada a varios galardones. Recuerden que una película jamás superará su libro, pero no me queda duda que también puede ser una buena opción para conocer la propuesta de reciente artista premiado.

En esta misma temática de los Nobel no sólo aprovechemos el tema del literario, sino que conozcamos las otras áreas de economía, medicina, física o el Nobel de la Paz, para reconocer bibliografía y temáticas de vanguardia que nos interesen según nuestras necesidades y perfiles. Sin duda, los premios Nobel pueden ampliar nuestra perspectiva de lectura y saber en lo que el mundo tiene puesta la mirada.