Un oficio que está siendo desplazado

José Luis nació en San Luis Potosí el 4 de agosto de 1968. Está casado con María de Lourdes y tienen dos hijos, Luis Mario y Jazmín. En su oficio como rotulista, se dedica a realizar todo tipo de anuncios y logos. Considera que uno de los aspectos más difíciles en su día a día es trabajar exponiéndose a las alturas. Ha trabajado para varias empresas, como Circo Atayde Hermanos, GM y otros negocios.

Desde joven comenzó a trabajar como ayudante de otro rotulista, así aprendió el oficio. Él ya tenía habilidades en el dibujo, característica indispensable, pero con la práctica lo fue perfeccionando. En su experiencia, José Luis ha aprendido sobre pintura, pues es fundamental para lograr un trabajo de calidad.

Poco a poco han ido desapareciendo los talleres de rótulos debido a que están siendo desplazados por las máquinas de impresión digital. Uno de los retos que enfrentan quienes se dedican a este oficio es aprender a usar nuevas herramientas y programas de diseño. Antes era muy común encontrar a los rotulistas en la calle trabajando sobre la fachada de una carnicería, panadería o cualquier negocio que solicitara sus servicios. El procedimiento consistía en dibujar el boceto en una hoja, luego se pasaba un carboncillo sobre los puntos del contorno para que quedaran marcados sobre la superficie y pudiera pintarse.

Es importante que las nuevas generaciones sepan que, aunque ya se cuenta con herramientas digitales, algunos rotulistas hacen el trabajo de forma manual, lo cual le agrega valor a este oficio.