JOAQUÍN ARIAS | ESCULTOR | EDICIÓN 1

Sabias manos que hablan por

Conseguí el número telefónico de Célica Mariela, nieta del artista, nos dio mucho gusto saludarnos después de tanto tiempo sin siquiera habernos visto por casualidad. Enseguida le plantee la posibilidad de platicar con su abuelo, y en cuanto a la manera de hacerlo le fui muy franca: “Conozco la obra de tu abuelo, pero he hablado con muchas personas nacidas aquí que no tienen idea de que monumentos como “La Trinchera” (monumento a la Revolución en la avenida Himno Nacional), el Benito Juárez de la glorieta del distribuidor, entre muchas más, son piezas de tu abuelo, (menos se sabe que tiene más de 200 esculturas alrededor de 12 estados de la República), por eso es que queremos incluirlo en el primer número de la revista.”

LA PERSONA.

La fuerza de su carácter es notable, la seguridad que después de 79 años de trabajo le ha guiado para que siga siendo observador y ejecutor de tantas “escenas vistas” es inmensa. Nacido en el estado de México, en un pueblo chico, Ixtlahuaca, donde “no se valoraba la cultura”. Ahí fue donde este genio creció y donde desde pequeño sintió la necesidad de canalizar una inusual sensibilidad. Sus manos, guiadas por una pulsión, se pusieron en acción desde los 8 años y modelaba con lo que tenía a su alcance: barro negro que sacaba de las zanjas del lugar.

Observador y analítico, siempre supo a lo que quería dedicarse. Amante de su país; reconocemos al México de la Revolución y sus habitantes como tema recurrente en sus obras personales.

ARTISTA

Por las noches, a los 8 años, usaba una vela para proyectar la sombra de sus figuras y analizarlas. A los 17 años fue pensionado por el gobierno de Toluca y lo enviaron a la Academia San Carlos, ubicada en DF. Aún siendo estudiante le ofrecieron ser maestro y posteriormente director del recinto cultural, pero decidió dedicarse sólo a su más grande pasión que ha dejado muchos frutos y un legado impresionante que él cataloga como “un recuerdo del escultor”, para lograrlo pidió permiso de seguir un tiempo más en la Academia para perfeccionar su talento, como parte de esta práctica asesoraba a otros alumnos cuando sus profesores dejaban las aulas. Joaquín, literalmente, dormía y comía en la San Carlos.

Vivió ahí un tiempo, en el cuarto donde estaban los interruptores para manejar las luces del lugar. Llegó a esta ciudad entrados los veinte, pues había ganado un concurso para elaborar bajo relieves en cantera. “Me quedé en San Luis, porque me di cuenta que aquí no había escultura.”, Joaquín Arias se dio a la tarea de colaborar para ponernos en el mapa de la cultura y las artes a nivel internacional.”

ALFONSO LASTRAS RAMÍREZ | EXRECTOR Y POLÍTICO| EDICIÓN 15

Dedicado a la educación

Alfonso Lastras Ramírez nació el 30 de noviembre de 1924 en la ciudad de San Luis Potosí. Sus padres fueron Juan Lastras Arce y Guadalupe Ramírez Igueravide. Tuvo tres hermanos. Realizó sus estudios primarios en el Instituto Potosino (1932- 1938). Estando allí, fue invitado por los maristas a estudiar a Francia, pero a los 14 años de edad, en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, prefiere regresar a México en el Buque Orinoco, el cual fue el último barco que zarpó de Hamburgo debido a la Guerra. Obtiene su grado de Bachiller en Ciencias Sociales el 28 de febrero de 1948. Durante sus estudios en la Escuela Preparatoria Nocturna de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), fue nombrado prefecto de la misma.

Llevó a cabo sus estudios avanzados en la UASLP, donde se convierte en el Presidente de la Asociación de Alumnos de la Escuela de Jurisprudencia. Durante sus estudios universitarios fue electo Vicepresidente de la Federación de Estudiantes de la UASLP y posteriormente, Presidente. Su título de Licenciado en Derecho se expide el 21 de abril de 1952. Se dedicó al periodismo en el período de 1948-1949. En 1948 contrajo matrimonio con Emma Martínez Gómez con quien tuvo siete hijos.

Su vida política se desarrolló primordialmente en San Luis Potosí. Fue agente del Ministerio Público (1949-1950) y subprocurador de Justicia del Estado (1951-1952), Secretario del Juzgado del Distrito Único del Estado (1957-1966). Ocupó el cargo de Procurador de Justicia del Estado (1967-1969). Se hizo catedrático de la escuela de Derecho, Economía y Comercio de la UASLP. Se encargó, también, de la Secretaría Auxiliar de la Rectoría, a petición del Licenciado Guillermo Delgado Robles, Rector de la misma (1973).

Antes de jubilarse, se convierte en jefe del departamento Jurídico y de legislación Universitaria de la UASLP (1981). Una vez jubilado, recibe el nombramiento de Maestro Emérito. Fue Secretario General de Gobierno en la Gestión Gubernamental del Licenciado Antonio Rocha Cordero (1969-1973). Al terminar el periodo de Rocha, el gobernador entrante Guillermo Fonseca Álvarez lo nombra consultor en su Gobierno.

Fue diputado local a la “XLIX Legislatura del Estado” (1978-1981), diputado Federal Suplente a la “LII Legislatura” (1983-1985). Después es diputado Federal por el VI Distrito Electoral Federal de San Luis Potosí a la LIII Legislatura (1985-1988). El 20 de septiembre de 1986 es elegido Rector de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí en sustitución del Licenciado José de Jesús Rodríguez Martínez, cargo que ocupa hasta el 4 de enero de 1995. Posteriormente es nombrado miembro de la Junta Suprema de Gobierno de la UASLP.

« SALVADOR NAVA MARTÍNEZ | DOCTOR, POLÍTICO Y LÍDER SOCIAL| EDICIÓN 19

Lucha por la democracia

Hay muchas personas jóvenes que escuchan el término Navismo y no saben de lo que estás hablando. Unos han desvirtuado su significado, otros lo han registrado como algo malo y revoltoso. Lo real es que fue un movimiento que se oponía al control que ejercía el cacicazgo en el gobierno estatal de San Luis Potosí en los años 50.

Este movimiento tuvo diferentes etapas a lo largo de más de 30 años aproximadamente. Su gestor fue el doctor Salvador Nava Martínez.

En pocas palabras, se buscaba darle lugar a la democracia. Salvador Nava Martínez nació en SLP, en 1914. Falleció en la misma ciudad en el año de 1992. Como lo dice la introducción, además de haber sido doctor en medicina – oftalmólogo-, fue político y líder social. La vida política y social en nuestro estado se vieron realmente influidas por su participación, ideas y acciones. Hijo de Manuel Nava Díaz de León y María de la Luz Martínez Aranda, tuvo seis hermanos. Salvador Nava obtuvo su educación básica en el colegio de San Luis Rey. La secundaria y bachillerato en la Universidad Autónoma de SLP. Y de 1932 a 1938 realizó estudios de médico cirujano en la UNAM. Fue médico oculista de Ferrocarriles.

En 1939 regresó a SLP y trabajó en el Hospital Ignacio Morones Prieto durante 20 años y fue catedrático de la facultad de Medicina del estado. Hasta 1990 el doctor dio consultas en su consultorio particular. En 1940 contrajo matrimonio con Concepción Calvillo y tuvo seis hijos. No fue sino hasta 1958 que inició su vida política, cuando decidió protestar contra el cacicazgo de Gonzalo N. Santos.

Durante estos años y en posteriores, hasta finales de los 70 se gestaron muchos más movimientos con ideas muy parecidas, e inconformes ante el yugo de los gobiernos imperantes en distintas partes del país. En el mismo año se postuló candidato independiente por la Presidencia Municipal de la capital del estado potosino y ganó con 26,319 votos a favor, en contra de 1,638 que obtuvo Francisco Gutiérrez Castellanos, representante del PRI.

No terminó su gestión, pues en 1960 decidió pedir permiso para postularse como candidato a la gubernatura del estado potosino. A partir de ese momento político comienzan los intentos por derrumbar al doctor Salador. A pesar de que gran parte de la población estaba con él, perdió estas elecciones y después de algunas manifestaciones de inconformidad que se dieron en las calles debido a quejas sobre obvias irregularidades en el proceso electoral, como robo de urnas. Así, los navistas se unen más y organizan actividades como Kermeses que se vieron sofocadas por soldados, que también se presentaron a destruir las instalaciones del diario Tribuna, órgano navista.

Para 1963 el doctor Nava fue arrestado, sometido a golpes y torturas, por orden del Juez fue enviado al Hospital Central y liberado el 18 de febrero. Después de esto y más hostigamientos, decidió dejar la escena política. Pero para 1981 regresó fundando el Frente Cívico Potosino, para luchar contra el autoritarismo. Esta vez fue apoyado por distintos partidos políticos, como el PAN y el PDM. En las elecciones a la gubernatura del estado, perdió otra vez, y se dice que también fueron obvias las trampas en el proceso electoral. El 19 de mayo de 1992, el doctor, después de una incesante lucha motivada por su congruencia y compromiso social, falleció y fue acompañado al sepulcro en el cementerio de El Saucito por miles de potosinos. Desde entonces no se ha visto un entierro masivo igual en nuestro estado.

«FRANCISCO GONZÁLEZ BOCANEGRA | AUTOR DEL HIMNO NACIONAL | EDICIÓN 29

Encerrado en un cuarto

Una historia de amor que concluye con una gran aportación a nuestro México José

María González Yáñez, español, y Francisca Bocanegra Villalpando, de Zacatecas, dieron vida a Francisco el 8 de enero de 1824 en nuestra ciudad, su familia después fue desterrada de México en 1829 por el origen español de su padre. Regresaron ya que fue reconocida por España la independencia de México en 1839. Francisco González Bocanegra se dedicó al comercio en San Luis Potosí, se mudó a la ciudad de México más tarde donde conoció a su prima Guadalupe González del Pino, musa y esposa del poeta.

Dejó atrás el comercio para dedicarse a la administración pública donde fue administrador general de caminos, censor de teatro y editor del Diario Oficial del supremo Gobierno.

Perteneció a la asociación Liceo Hidalgo. Poeta lírico, dramaturgo, crítico teatral, orador y articulista mexicano conocido por ser el autor de los versos de nuestro Himno Nacional Mexicano, el cual, al haber sido lanzada la convocatoria por Antonio López de Santa Anna en 1853 para escribir una composición que conformara nuestro himno, el autor no se había animado a escribirlo pero, su novia en ese entonces, Guadalupe, se propuso hacerlo concursar, así que un día de tantos en una visita de Francisco a su casa, le dejó papel para escribir sobre un escritorio diciéndole que no lo dejaría salir de ese cuarto hasta que terminara la composición del Himno Nacional. Lo encerró con llave y después de cuatro horas, Francisco pasó las hojas por debajo de la puerta. Diez estrofas conformaban el escrito y habiendo triunfado el liberalismo se prohibieron dos que estaban dedicadas al emperador mexicano Agustín de Iturbide y al presidente Antonio López de Santa Anna.

La primera vez que se tocó el himno de manera oficial fue el 16 de septiembre de 1854 con la composición musical de Jaime Nunó y cantado por la soprano Balbina Steffenone y el tenor Lorenzo Salvi. El poeta murió de tifoidea en la ciudad de México el 11 de abril de 1861 con sólo 37 años de edad.

«JULIÁN CARRILLO | UN GENIO NATO | EDICIÓN 31

Fiel a sus hallazgo

El estudio, la investigación, experimentos y charlas satisfacían sus ansias de comprender todo sobre la música y su derivada acústica. Julián Carrillo tuvo un origen humilde pero no se abrumó y fue parte de las más prestigiosas instituciones europeas confiando y apostando todo para desarrollar su teoría musical y conquistar los escenarios del mundo. Su ciudad natal fue Ahualulco, nació un 28 de enero de 1875, Julián Carrillo es conocido por ser nombre de calles y colonias en San Luis Potosí, más, es importante conocer a fondo su obra pues hasta Porfirio Díaz le regaló un violín Amati y lo becó para estudiar en Alemania donde en 1904 ganó la distinción “cum laude” en un concurso internacional en el Conservatorio de Gante. Francia lo nombró Caballero de la Legión de Honor y la misma Alemania le otorgó la Gran Cruz del Mérito, en Finlandia obtuvo el premio Sibelius, en América Latina el Gran Premio de la Música, en México, la Medalla al Mérito Cívico y además fue nominado al Premio Nobel de Física.

El coro de la parroquia local en Ahualulco fueron sus inicios, a los pocos años de edad comenzó sus estudios con Flavio F. Carlos en la ciudad de San Luis Potosí, durante las mañanas ejecutaba responsos fúnebres y en las noches tocaba en fiestas particulares en las agrupaciones de León Zavala, Félix Guerrero y Carlos J. Meneses.

Hasta el año de 1985 ingresó al Conservatorio Musical asistiendo a las clases de acústica de Francisco Ortega y Fonseca, donde se explicó cómo se produce la octava superior al doblar por la mitad una cuerda, experiencia que lo incitó a seguir experimentando, llevándolo hasta el desarrollo de su teoría musical denominada “Sonido Trece”. Regresa a México en 1904 siendo profesor de Composición en el Conservatorio Nacional donde también fue director. Fundó la Orquesta y el Cuarteto Beethoven en 1910, se exilió en Nueva York donde fundó la Orquesta Sinfónica de América volviendo a México en 1917 ocupando el cargo de director de la Orquesta Sinfónica Nacional y en 1925 centró sus investigaciones en el Sonido Trece que le ganó la Gran Medalla de Oro en la Exposición Universal de Bruselas.

Existe una colección de libros de música y conocimiento humano en el Acervo Julián Carrillo en su casa de San Ángel en la Ciudad de México, donde puedes encontrar sus tratados de teoría musical, apuntes personales, correspondencia, partituras, programas de mano de sus presentaciones alrededor del mundo, recortes de prensa, muebles, su estudio tal como lo dejó antes de morir y sus instrumentos intervenidos como los 19 pianos metamorfoseadores junto a las arpas e instrumentos de aliento. Éstos últimos, los instrumentos de aliento, son importantes para la compresión de la vida musical de nuestro país y el Sonido Trece que surgió a finales del siglo XIX con los gobiernos revolucionarios, parte que destaca nuestro México contemporáneo.

“El Sonido Trece será el principio del fin y el punto de partida de una nueva generación de músicos que vendrá a transformarlo todo, pues no quedará ni uno solo de los instrumentos actuales en uso.

Todos ellos serán insuficientes para producir la abrumadora cantidad de sonidos a emplearse. ¿Cómo serán los nuevos instrumentos? Esa será cuestión que el tiempo irá resolviendo según las necesidades lo vayan exigiendo y marcharán a la par de la división del semitono hasta llegar al límite máximo”- Julián Carrillo, invierno de 1917.

«MATÍAS HERNÁNDEZ SOBERÓN | POLÍTICO Y HUMANISTA | EDICIÓN 52

Puede llevarnos a discusiones ideológicas, políticas o sociales, pero si determinamos “importante” y le damos el sentido de “trascendencia” y calificamos la repercusión de su s obras, en las diferentes clases sociales, sin duda alguna, que disminuyen las propuestas ye estoy seguro, que Matías Hernández Soberón, sería el ganador indiscutible.

Nació en el municipio de Ciudad del Maíz, San Luis Potosí (1835- 1907). Como servidor público, fue Juez del Supremo Tribunal en 1867, Jurado de Sentencia, Regidor del Ayuntamiento de la Ciudad de San Luis Potosí en 1894 y 1896, así como Diputado Local de la Décima Tercera Legislatura Constitucional de 1889 a 1891, junto a Blas Escontría (ex gobernador del estado), Miguel Barragán (Ex Presidente de la República), Camilo Arriaga (Precursor importante de la Revolución Mexicana). ¡Qué gran diferencia con nuestros actuales Diputados!

Promotor del decreto número 14, de la posterior Legislatura, donde se exenta de todo tipo de contribuciones al capital que se empleara en una industria nueva y para la siembra o explotación de productos agrícolas como el café y el algodón, al igual que diversas obras de irrigación.

Fue además un importante productor agrícola, ganadero con más de 600 mil cabezas de ganado mayo, inversionista e industrial. Fue el primero en transformar la tuna en el dulce típico del Estado, el “queso de tuna”, presentándose en Estados Unidos, en una de las primeras ferias internacionales de alimentos, celebrada en San Luis Missouri, y en la cual logró Medalla de Plata para su producto, derivándose de este hecho, el aumento de su producción y promoción, que reditúa con el mote de “tuneros” para los potosinos.

Promotor de empresas, con inversionistas extranjeros que manejaban la tecnología más avanzada de la época, para la explotación minera, como la Asarco (American Smelting and Refining Company) convirtiéndose después en Asarco Mexicana y ahora Industrial Minera México. Es esto el motivo del nacimiento de la Escuela de Geología y Minería en SLP.

Sobresale su participación en la “Compañía para la Construcción de las Obras de Abastecimiento de Agua Potable para la Ciudad de San Luis Potosí”, que participa en la construcción de la Presa de San José, lo cual origina la creación de la carrera de Ingenieros Civiles.

Como liberal y Juarista, es el promotor de poner fin a los “campo santos” que eran propiedad de la iglesia, para crear el “Panteón Civil del Saucito”. Contrata en Italia a los mejores artesanos del mármol, los hermanos Beagi (o será Biagi) y se trae por barco a Tampico y por ferrocarril el mármol de Carrara. Contrata a los hermanos Rico, que son los mejores artesanos de cantera y con ambos entrelaza las culturas y crean una industria escultural, requerida en todos los rincones del país.

Los monumentos que se encuentran en el panteón viejo del Saucito y en varios de los edificios del Centro Histórico, son obra de la conjunción de estos esfuerzos. Constructor y concesionario de la vía ferroviaria México – Laredo, lo cual le permite a los empresarios potosinos, transportar sus productos con seguridad y eficiencia, para ser más competitivos.

Fundador del primer Banco en el Estado y promotor de la fusión entre el Banco Nacional Mexicano y el Banco Mercantil Mexicano, con inversionistas del Banco Franco – Egipcio, para formar el Banco Nacional de México, que impulsó el desarrollo de los mercados formales de crédito, los cuales se fueron imponiendo y convirtiendo en el principal vínculo entre ahorro e inversión.

Por su posición económica y por su filantropía tuvo una importante participación en la vida social, fue Presidente de la Sociedad Potosina “La Lonja” y puso ahí el primer telégrafo que servía de comunicación con Tampico y con la Ciudad de México. Sus labores filantrópicas y de beneficencia fueron numerosas e importantes, por ejemplo en junio de 1892 debido a que una sequía afectó la producción de maíz en el estado y en consecuencia provocó un grave problema de hambruna concibió junto con otros potosinos, un proyecto para establecer comedores públicos y así socorrer a los menesterosos; recolectaron donativos mensuales para alimentar con tortilla, garbanzo, arroz y carne a más de 300 personas al día durante más de siete meses.

Fue mecenas de los grandes artistas de la época; Manuel José Othón, Julián Carrillo, Germán Gedovius y el ebanista.

Cuando falleció por padecer bronquitis, la noche del 13 de marzo de 1907, una gran cantidad de personas de todas las clases sociales acudió a darle el último adiós. Al darse a conocer su testamento, realizó otra de sus múltiples obras de caridad: otorgó una respetable cantidad en efectivo para los pobres y 1,500 acciones de la Empresa de Aguas al Ayuntamiento de la ciudad.

Una nota necrológica publicada el 15 de marzo de 1907 dice del finado: “Fue el señor Matías Hernández Soberón entre los suyos el hombre prudente, conciliador y juicioso que aconsejó bien y armonizó intereses encontrados y mantuvo siempre la paz entre los numerosos miembros de su parentesco; en el mundo de los negocios, fue una autoridad de gran peso; en las esferas del gobierno, una influencia; en la sociedad, un miembro respetable por todos conceptos.

« CARLOS JONGUITUD BARRIOS (1924-2011) | EXGOBERNADOR | EDICIÓN 56

El gran político y líder de los maestros Ex gobernador de nuestro estado, senador, diputado y líder sindical del magistrado; una carrera política digna de admiración que dejó huella.

Su trayectoria es bien conocida por los potosinos adeptos de la política y probablemente por la gran mayoría de los profesores que hoy brindan la educación a nuestros hijos; aun los ajenos a cualquiera de estos rubros conocen bien el nombre y saben que se trata de alguien que marcó de muchas maneras el rumbo de nuestra sociedad.

Carlos Jonguitud Barrios se distinguió como potosino ilustre por su larga trayectoria en el ámbito de la educación y la política, que entre otras cosas, ejerció ostentando el máximo cargo estatal al haber sido gobernador de San Luis Potosí.

¿Conoces a un potosino con tales virtudes? Yo no.

Es recordado por su estilo duro de gobernar, incluso en alguna nota alusiva a su fallecimiento lo refieren como “El último de los duros”, sin embargo, más allá de dicha leyenda, que hace de su nombre uno de peculiar notoriedad en nuestro Estado, debe quedar bien reconocida la obra pública que impulsó durante su mandato. La obras por sí solas hablan de la magnitud de su aportación a esta ciudad:

La construcción del Boulevard del Río Santiago, que en días lluviosos como los pasados nos hace sentir su importancia vial al no poder ser utilizado para aminorar la fluidez de la vialidad potosina. Está también el aeropuerto Ponciano Arriaga, que internacionalizó a nuestro Estado en términos de turismo y comercio. Otro es la parte del Anillo Periférico que bajo su mandato fue construida y la cual es también factor clave de del flujo vehicular comercial de la ciudad. Finalmente, la obra quizá más significativa en cuanto a carácter humano y social: el Parque Tangamanga, que no solo aminora la contaminación urbana por sus árboles, sino que también resulta un espacio de esparcimiento y salud para los potosinos.

Jonguitud Barrios también impulsó la construcción de diversos caminos importantes de la Huasteca y no queda mucha duda de que durante su gestión la primordial prioridad fue la educación ya que dotó de infraestructura educativa en la mayor parte de los municipios del Estado, que previo a la obra de don Carlos no contaban con escuelas secundarias ni jardines de niños.

Más allá de su papel estelar potosino como Gobernador, Carlos Jonguitud fue secretario particular de Manuel Sánchez Vite (1952-55) y secretario de Organización y de Acción Social del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional (1970- 76). Fungió además como Senador de la República en la L Legislatura del Congreso de la Unión de México al ser elegido para el periodo 1976-82, pero dejó su escaño para ocupar la dirección general del ISSSTE (1976-80). Fue además, presidente del Congreso de Trabajo.

Jonguitud es sobre todo conocido por haber sido el fundador de un grupo interno del SNTE, llamado Vanguardia Revolucionaria del Magisterio desde el cual fue ganando espacios dentro de la estructura del sindicato hasta que finalmente logró desplazar al grupo que encabezaba Manuel Sánchez Vite para convertirse en el líder del SNTE. Entre las muchas figuras que han destacado en la historia de la sociedad potosina, la de Don Carlos Jonguitud Barrios es una que no puede dejarse de lado y que debe ser reconocida en virtud no solo del nombre que nos resulta familiar al ser escuchado, sino también de las obras de su vida, que aunque quizá demos por sentadas al parecernos acaso intrínsecas en cuanto a lo que toda ciudad debería tener –aeropuertos, parques…-, albergan un peso enorme al respecto del beneficio que brindan con su existir al desarrollo de San Luis. Por eso y mucho más, este personaje potosino, quien apenas hace un par de años dijera adiós a la vida, es por demás digno de recibir la dedicatoria de estas planas donde con gran honor conmemoramos su vida, la cual de una y muchas maneras marca para siempre la de nuestro Estado.

«COSSÍO LAGARDE | ARQUITECTO | EDICIÓN 67

Vanguardias arquitectónicas

Francisco Javier Cossío Lagarde nació en San Luis Potosí en 1912, y tal parece que su llegada al mundo a principios de siglo XX, un siglo lleno de desarrollo y modernismos, fuera precisamente augurio de la influencia y visión de este arquitecto potosino.

Paco Cossío, como era conocido por sus amigos y colaboradores, inicio su carrera de arquitecto con mucho éxito en nuestra ciudad. Fue precursor la escuela de Chicago, donde el símbolo del desarrollo y la industrialización se reflejan en las marquesinas, el manejo de la horizontalidad, los amplios ventanales, y en el caso de Cossío una muy peculiar mezcla de colores blanco y negro combinados con canteras rosadas de extracción local.

El arquitecto contribuyó a crear la imagen urbana del San Luis actual en lugares tan emblemáticos e importantes hoy en día como la Avenida Carranza, la Colonia Moderna o el Centro Histórico. Sus obras eran de carácter social y particular pero también para grandes entidades como las Facultades de Derecho y Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, o el Colegio Motolinía, además de la colaboración con el arquitecto Enrique del Moral en el diseño del Hospital Central.

Además de creador, Francisco Cossío fue un gran precursor de la conservación, de hecho su trabajo de recuperación y restauración de edificios y casas potosinas que datan del siglo XIX es una de las más arduas e importantes labores de preservación histórica de nuestro país. El ejemplo más claro de ello es el museo que hoy lleva su nombre, aunque también colaboró en la modernización de la Alameda Central y el Jardín de Tequis.

En 1969, con la iniciativa de Cossío Lagarde y el apoyo del entonces gobernador del estado Antonio Rocha Cordero, se comienza el proyecto de una casa cultural en la ciudad, un espacio para promover el arte y sobre todo, para acercar a los potosinos a las diversas expresiones artísticas que cobraban fuerza no sólo en el país, también en el extranjero. Así, un año más tarde, en 1970 se inaugura la Casa de la Cultura en el edificio sobre la Avenida Carranza que ocupa hasta nuestros días, y que hasta pocos años antes era propiedad de la familia Meade.

Es, sin embargo, hasta 1994 cuando la Casa de Cultura recibe el nombre del Arquitecto Cossío como un homenaje del gobierno estatal a la gran y ejemplar labor de este ciudadano como director de la casa cultural. La Casa de Cultura Arquitecto Cossío de San Luis Potosí, es y ha sido reconocida en todo México como una de las instrucciones con mayor valor cultural, no sólo por la calidad artística que alberga, también por el valor arquitectónico del edificio que el que reside.

Además de esta institución, el arquitecto logró la apertura de dos bibliotecas, una de ellas dedicada a la historia del arte que más tarde fue legada a una joven promesa en la investigación en el campo. Finalmente, en 2012 el ya Museo Francisco Cossío (nombrado así pro decreto constitucional en 2005) y otras instancias de gobierno llevaron a cabo un homenaje a Francisco Cossío Lagarde con motivo del aniversario número cien de su natalicio, y sobre todo, en consideración a su trabajo no sólo como arquitecto, también en su desempeño como ciudadano potosino ejemplar.

«AARÓN RODRÍGUEZ | LUCHADOR | EDICIÓN 86

Nace el 15 de Julio de 1942 en San Luis Potosí, Aarón Rodríguez, un niño inquieto y muy feliz, siempre abrazando sus libros, un caballero con grandes valores morales y familiares.

“Mil Máscaras” era el tipo de persona que se detenía en la calle a ayudar a alguien en problemas, así fue definiendo su personalidad, y así lo conocen en el barrio de San Sebastián; mientras su sueño era ser torero, por capricho de la vida fue a entrenar béisbol, pero no le gustó. Más tarde, ya orientado en gustos y objetivos, empieza a incursionar en el fisicoculturismo, en donde logró un impresionante desarrollo, tanto que a fines de los 60´s gana el título de Mr. México, paralelo a esto, él practicaba lucha olímpica, donde pronto fue seleccionado como luchador olímpico, para competir en los Juegos de Tokio en 1964, pero la carencia de fondos evitó que él pudiera acudir a la competencia. Y nuevamente el destino lo invita a debutar como luchador profesional, en Guadalajara en abril de 1965, con el nombre de “Mil Máscaras”, su peso corpóreo era de 105 kilos de puro músculo, allí su desenvolvimiento fue total, siempre en el bando de los técnicos, “Mil Máscaras” fue ganando el cariño y el aprecio de los potosinos.

En 1966 le proponen filmar una película que presentara su historia original, y que llevaría su nombre profesional “Mil Máscaras”, la propuesta cinematográfica tenía como relato principal, que el personaje era un huérfano criado por un equipo de científicos para ser un súper atleta, con esta cinta despuntó quien dejaría huella también en la industria cinematográfica nacional, ya que ha participado en 22 películas, entre las cuales figuran: “Los Canallas”, “Las Vampiras”, “Mil Máscaras” y “El Enigma de la Muerte”.

En 1968 luchó por primera vez en Estados Unidos, con el título de “Mil Máscaras”, debido a que se tenía la intención de que cada vez saliera con una máscara diferente, por tanto él raramente usaba la misma máscara dos veces.

En 1971 le proponen filmar “Los Campeones Justicieros”, en 1972 compartió créditos con Blue Demon y con El Santo en el film “Las Momias de Guanajuato”, posteriormente “El Robo de las Momias de Guanajuato”, “Vuelven los Campeones Justicieros” y “Las Bestias del Terror”, en 1973 “Una Rosa Sobre el Ring”, al año siguiente “Leyendas Macabras de la Colonia”, “Los Vampiros de Coyoacán” y “Las Momias de San Ángel”, en 1975 “El Poder Negro”, hasta 1979 “Misterio en las Bermudas”, cuatro años después “El Hijo de Santo en la Frontera sin Ley”, en 1990 “La Verdad de la Lucha” y “La Llave Mortal”, “Otra Momia”, “Mil Máscaras vs. Azteca Mummy” en 1993, “Academy of Doom” en 2008, “Héroe” en 2009 y “Aztec Revenga”, en 2010. Un hombre destacado en los deportes, rodeado de sobresalientes fisicoculturistas, de casta de campeones y cuna muy atlética, que claramente se podía adivinar la profunda huella que dejaría en el deporte de los costalazos, quien viajaba ya en el ámbito profesional 5 veces al año al Japón (gran ironía de la vida), siempre apoyado por su familia, y acompañado en su mayoría por sus hermanos: “Psicodélico” (Pablo Rodríguez), “Dos caras” (José Rodríguez) y en algunas pocas ocasiones también por su pequeño sobrino Alberto de Río, hijo de dos caras. Se ganó el respeto de Nipones, Europeos y Sudamericanos, por su sensacional técnica en el cuadrilátero, luchador de talla Internacional, que siendo pionero de la lucha aérea, fue la plancha desde la tercera cuerda el movimiento que lo caracterizó, seguido del tope de costado con el que impactaba a sus rivales

Primer gladiador enmascarado invitado a luchar en el Madison Square Garden, quien en 1997 participó en el popular evento Royal Rumble y en 2012 “Mil Máscaras” es integrado en el salón de la fama de la Word Wrestling Entertainment, por su respetable trayectoria, preocupado siempre por dar impulso a la cultura de su ciudad natal, incursionó también en las artes pictóricase imparte conferencias, donde nos explica cómo es que el precio del éxito es prepararse más que los demás, trabajar el triple, y como es que la buena condición física equilibran la buena condición mental y emocional, el rival permanente de “El Príncipe Maya Canek”, hasta hace poco aseguraba que la edad es un estado mental y no físico, se casó con una excelente compañera, que lo ha apoyado hasta su retiro, una leyenda Potosina, “Mil Máscaras” será por siempre el primer luchador en practicar la lucha aérea y llevarla por el mundo.

«PONCIANDO ARRIAGA | LIC. EN DERECHO | EDICIÓN 87

El idealista que no mentía

Nace en la ciudad de San Luis Potosí, S.L.P., México, el día 19 de noviembre del año de 1811, José Francisco Ponciano Arriaga Leija, sus padres Bonifacio Arriaga y María Dolores Tranquilina Leija de Arriaga. Comienza sus estudios en la escuela primaria del diácono José Antonio Rodríguez, termina el bachillerato en el convento de San Francisco de S.L.P.

El general Santa Anna, fue su némesis político, desde que proclamó la República Federal y su tutor Félix Herrera, que fue quien lo apoyó en 1826, para inscribirse en la carrera de leyes y con honores, recibe su título de abogado en 1831, a sus 19 años. Ponciano Arriaga fue un hombre muy humanitario, siempre preocupado por el tema de la educación y bastante ocupado en lo relativo a la tierra y la propiedad, con gran sentido de respeto por el ser humano y por sus derechos, fue el más ferviente defensor de los pobres, contra los abusos de la autoridad. Incansable luchador social, retoma una corriente ideológica diferente a las que ya se conocían, además de reestructurar algunos artículos de la Constitución de 1857, el idealismo social lo cautivó y se desarrolló como Regidor del Ayuntamiento, luego como Diputado al Congreso y posteriormente como, Secretario General de Gobierno y en 1833 se alistó en la Guardia Nacional para así poder combatir a López de Santa Anna.

Entre 1852 y 1853 fue aproximadamente durante un mes, ministro de Justicia. Pero como se mantuvo firme en su postura contra la dictadura de Antonio López de Santa Anna y agregado a sus ideas liberales, Arriaga no tardó en ser desterrado. Regresa a México entre septiembre y octubre de 1855. En 1862 fue gobernador interino de Aguascalientes, y al año siguiente, del Distrito Federal.

Falleció en San Luis Potosí el 12 de julio de 1865, sus restos fueron trasladados posteriormente a la Rotonda de los Hombres Ilustres en la Ciudad de México.

El Congreso del Estado elevó a la categoría de municipio a la fracción de “El Gallo”, y le denominó Villa de Arriaga, en honor al ilustre potosino, su nombre está en el muro de honor del Salón de Sesiones del Congreso del Estado, también llevan su nombre la Sala de Sesiones del Poder Legislativo, calles, monumentos y la Facultad de Derecho.

En el Salón de Pleno del Supremo Tribunal de Justicia se lee su pensamiento: “Los derechos del hombre deben ser escuchados y reconocidos en el templo de las leyes y formar parte de la constitución del pueblo”. Inspiración de muchos y objeto de admiración y respeto de otros, Arriaga se ganó un lugar importante en la memoria de la sociedad.