Gabriel Castillo Gámez es cerero, nació el 4 agosto de 1974 en Soledad de Graciano Sánchez, San Luis Potosí, es casado y tiene una hija.

Gabriel inició en el negocio de la fabricación de velas cuando su hermano le enseñó el oficio, a partir de ese momento ha dedicado toda su vida a este oficio.

El proceso para fabricar una vela, es el siguiente: para comenzar se calienta la parafina que viene en marquetas para que se derrita, una vez disuelta se le pone el colorante en polvo (las velas pueden ser de cualquier color) y se vacían en moldes de aluminio o de PVC. Si es de aluminio la parafina tiene que estar a más de 100 grados centígrados y si es de PVC a menos de 90 grados centígrados, estos moldes se ponen en agua fría durante aproximadamente 3 horas para que la parafina se enfríe y quede con la forma deseada. También se utilizan moldes de silicón cuando son para figuras especiales. Al molde se le pone el pavilo y luego se llena con la parafina cuando son cirios, que llevan el pavilo largo. Cuando está fría se desmolda, se cortan los extremos y con una navaja se alisan. Esto en el caso de los cirios que son el tipo de vela más común.

Cuando son figuras o cirios cortos, el pavilo se les pone después de desmoldarlos, se taladran y se pone el pavilo.

Los cirios que más demanda tienen son los de 1 ½ x 9 pulgadas y en temporada navideña las velas que más se venden son las de color verde.