+ El conflicto y la tensión mundial crecen

En todos los medios de comunicación se ha dado a conocer que recientemente aumentó la preocupación de la comunidad internacional, pues, a pesar de que la ONU prohibió a Corea del Norte realizar pruebas nucleares o de misiles, éste lleva a cabo un programa nuclear. Por tal motivo, Estados Unidos ordenó enviar barcos de guerra a la península coreana mediante el Grupo de Ataque Carl Vinson, el cual consta de un portaaviones, dos destructores de misiles guiados y un crucero de misiles guiados.

Corea del Norte justifica sus pruebas nucleares debido al ataque que Estados Unidos lanzó contra Siria, hecho que calificó como “acto intolerable de agresión”, y ésta fue la razón para reforzar sus defensas. Los expertos aseguran que dichas pruebas incluyen misiles que tendrían alcance de más de 1,000 km, suficiente para llegar al país norteamericano. Por su parte, Estados Unidos ha pedido a China, aliado político de Corea del Norte, que intervenga para reducir las tensiones.

Corea del Norte tiene una economía similar a la de Honduras, sus habitantes han enfrentado condiciones precarias por las que casi llegaron a la hambruna; sin embargo, financia las costosas tecnologías de las pruebas nucleares utilizando sus escasos recursos con fines militares. China se encarga de comprar el 54% de su producción, el porcentaje restante lo exporta a Argelia (30%) y Corea del Sur (16%), que en abril de este año apoyó a Estados Unidos en un ejercicio de defensa aérea.

El pasado 14 de mayo Corea del Norte continúo su provocación con el lanzamiento de un misil báltico que atravesó cerca de 700 km antes de caer en aguas japonesas. Debido a esto, Moon Jae In, presidente surcoreano, anunció su intención de dialogar con Corea del Norte y convocó una reunión con el Consejo Nacional de Seguridad por la continua violación a las resoluciones de la ONU que ha cometido.

Fuentes:

El Economista y BBC