Emprendimiento de generación en generación

Martha Ríos nace en una familia de emprendedoras, ya son tres generaciones de mujeres empresarias que fueron educadas en una sociedad que pretendía que la mujer se quedara en casa pero ellas persiguieron objetivos más allá del rol de madres y esposas, lo cual implicó un reto muy grande para todas.

Desde pequeña mostró aptitudes para emprender, pues entre los 4 y 5 años de edad tuvo su primera experiencia cuando aprovechó que vivía frente a un campo de futbol y decidió venderle agua y naranjas con chile a quienes iban a jugar cada sábado. Más tarde optó por vender paletas de hielo durante el verano en el Jardín de Tequis.

Como recién egresada de la licenciatura probó trabajando en un hotel de Los Cabos, en el área de Relaciones Públicas; sin embargo, meses después comenzó a trabajar en la inmobiliaria de sus padres hasta que se propuso formar una empresa de forma independiente. Así fue como se estableció en bienes raíces con una inmobiliaria propia.

Martha Ríos Inmobiliaria: pasión y compromiso

Martha Ríos es licenciada en Ciencias de la Comunicación por el Tecnológico de Monterrey campus Monterrey, donde fue presidenta del grupo emprendedor, el cual en un principio fue un proyecto pero ahora es una materia; recientemente estudió el programa de Alta Dirección del IPADE. Como emprendedora, uno de los retos más difíciles que ha enfrentado es cuando tomó la decisión de trabajar de tiempo completo, pues hasta ese momento se había dedicado más a sus dos hijas, Andrea y Alicia González. Su segundo reto fue convertir su negocio en una empresa grande.

Alicia Flores de Ríos, mamá de Martha, comenzó en el negocio de bienes raíces en donde Martha aprendió lo necesario para iniciar su propia empresa, en donde también labora su hija Andrea. A diferencia de ellas, Alicia desarrolla su carrera como fotógrafa profesional a través de su estudio Alis González Photography desde hace dos años y medio, ella se especializa en fotografía de niños, bebés y familias, logrando posicionarse como una de las mejores fotógrafas en San Luis.

El logro más satisfactorio para Martha es ver que la empresa que inició repartiendo volantes afuera de un club deportivo ahora brinda a sus socias mejores oportunidades para crecer junto con sus familias. Nada de esto sería posible sin la fuente de inspiración que ha sido siempre su mamá y sin su principal motivación: sus hijas. Así ha logrado crear otro proyecto: “México Mío”, donde pretende reivindicar y comercializar la tortilla como un producto nutritivo.

Martha considera primordial que los jóvenes emprendedores estudien, analicen y preparen con mucho cuidado el modelo de negocio que desean. Además, el proyecto tiene que ser algo en lo que el emprendedor sea bueno y que éste sea una persona capaz de comprometerse, ya que “la pasión te mueve pero el compromiso te sostiene”.