Nació en el año de 1900 en un rancho llamado “Rancho Palomas” ubicado en Ciudad del Maíz. Fue hija de Homobono Cedillo, hermano del revolucionario Saturnino Cedillo quien fundó la primer Escuela Civil de Aviación en San Luis Potosí, fue ahí cuando María Marcos comenzó con su fascinación por los aviones.

En 1931 la Escuela Civil de Aviación ya contaba con un plantilla establecida para desarrollar a los varios alumnos, entre ellos la sobrina del revolucionario, fue así como ella conoció a la piloto americana Florence Lowe "Pancho" Barnes, quien fue su inspiración para seguir adelante y aprender más sobre el arte de volar. Maria Marcos se empeñó tanto en aprender que en poco tiempo recorrió grandes rutas tales como, San Luis-Zacatecas-Torreón y San Luis-León-Guadalajara.

María tenía su propio avión, era un Biplano 540K que fue rediseñado por el Ingeniero Mecánico de Aviación mexicano, Guillermo Villasana López y por el Italiano, Francisco Santarini Tognoli con el objetivo de incrementar su velocidad al doble; le dieron el nombre de “El Ángel del infierno” haciendo referencia a la expresión que su tío Saturnino decía, “esas máquinas del infierno” calificando así a los aviones. Esta leyenda fue pintada por el puño de la piloto en los costados del avión.

El 5 de Junio de 1933 el Ángel se desplomó en un intento fallido de la maniobra aérea “Barrena”. María volaba junto a José Ramírez uno de sus alumnos, al que le enseñaba a volar y a realizar acrobacias en el aire, sin embargo, hubo problemas técnicos ocasionando un fuerte impacto de la aeronave sobre la loma “Los Valentinos” causando la muerte de la piloto y su acompañante. Enseguida las personas cercanas fueron a auxiliar pero no lograron rescatar a ninguno de los dos, fue hasta un par de días después que se le notificó al militar Saturnino Cedillo del incidente, al enterarse cabalgó hasta el lugar de los hechos y en un momento de desesperación le disparó al resto del avión dejando vacío su revólver.

La piloto mostró ser una persona con determinación, atrevida y aventurera logrando ser la primera mujer feminista del mundo y consiguiendo así la inspiración de muchas mujeres potosinas, María Marcos descansa en el panteón del Saucito, los restos del avión fueron enterrados en el lugar de los hechos que actualmente es la calle Técnica 144, en la Zona Universitaria.

Fue una gran inspiración para muchas mujeres no solo en el ámbito aéreo sino en la vida cotidiana, donde demostró que para lograr algo no importa la época ni el momento sino hacer lo que nos apasiona.