I’m Pregnant

Independientemente de que hayas estado buscándolo o que se te haya chispoteado, un bebé siempre es una bendición.

Muchos de nosotros estamos en esa etapa en la que convivimos con embarazadas, bebés, juguetes, biberones, carreolas, caricaturas y una inmensa cantidad de hormonas; está claro que, cuando no estás en ese momento de tu vida y solo algunos de tus amigos lo están, te resulta ajeno y poco interesante escuchar a una pareja hablar sobre cuantas semanas de embarazo lleva o si están programando una cesárea o un parto natural. En lo que si coincidimos todos es que a la hora de cargar un bebé el mundo se detiene, la sensación de tener así de cerca a alguien tan vulnerable, tan chiquito y tan inocente inspira mucha paz y está comprobado que las feromonas que emite el bebé hacen que te enamores profundamente de él y sientas esa necesidad de protegerlo contra todo.

Decidir tener un bebé es el cambio más significativo que experimentarás en tu vida, es increíble como algo tan chiquito que empieza midiendo menos que una semilla de chía mueve tantas cosas, tu vida nunca volverá a ser la misma. A pesar de toda la responsabilidad que conlleva un hijo, nunca he conocido a nadie que se arrepienta de haberlo tenido, al contrario, no dejo de preguntarles a las mamás si todo lo que hacen por ellos vale la pena, la respuesta es un unánime sí.

Hay que dejarnos seducir por los encantos de los niños, aprender de la gran inteligencia que tienen los bebés y sobretodo consentir mucho a las mamas que están embarazadas, ¡es todo un reto!

Esta edición está especialmente dedicada para todo ese mundo del embarazo, crianza, lactancia, etc. Nos interesa mucho ofrecerles a nuestros lectores algunas opciones para que consideren cuando estén pasando por esta etapa.

Ahora sí, ¡disfrútala!

María Fernanda Espinosa

Director General