No nos damos cuenta pero nos hemos convertido en unos Robots, programados, limitados a lo que conocemos, rutinarios y sobretodo sin la capacidad de pensar más allá de lo que conocemos.

Acabo de terminar un libro que me regalaron que se llama “El placebo eres tú” de Joe Dispenza, podría parecer que esta editorial va a tratar de un discurso barato de superación personal y odiaría que así fuera.

Qué increíble cuando llegué al capítulo que afirma que con nuestros pensamientos somos capaces de cambiar no solo nuestra realidad sino nuestra ¡¡¡BIOLOGÍA!!!. Aún sigo atónita con esa declaración. Si bien es cierto, ya sabemos que solo usamos un pequeño porcentaje de la capacidad total de nuestro cerebro.

No se trata solo de despertarte un día y decir: “hoy voy a pensar positivo” ó “ hoy voy a cambiar” ó “hoy no me voy a enojar”… nada de eso es el verdadero significado de cambiar tu vida sino más bien llegar a un estado tal en el que incluso tus genes puedes modificar.

El libro habla de diferentes tipos de enfermedades que han sido curadas con este sistema, de como alrededor del mundo ha habido un sinfín de estudios probando que el placebo eres tú y que es cierto que cada quien vive su vida como QUIERE vivirla.

Si eres de esas personas a las que le gusta descubrir los misterios de la vida, y de las que siempre estás en búsqueda de aprendizaje o de ser más consciente de ti mismo y tu realidad, te lo súper recomiendo.

Mi conclusión es que no es malo de repente estar triste, enojado, impaciente o estresado, eso nos hace humanos; siempre y cuando nuestra esencia sepa muy bien quienes somos, que queremos y que hacemos para conseguirlo y esto esté muy claro.

Feliz y enamorada de la vida, el mes de febrero se me fue de volada pero ya llegó marzo y con él el calor, las bodas, las fiestas, la primavera y la mejor época del año.

Ahora sí, disfrútala!

María Fernanda Espinosa

Director General