I LOVE YOU

Doggie, Lucas, Piolin, Firulais, Frida, Matilda, Bono, Blacky, Jabón, Tomas, Stuart, Lola, Zoe, Rex, Tito, Mafalda, Chispa, Pachi, Fluffy, Negro, Quesito, Bigote, Felipe, Sultán, Conchita, o como se llame…¡¡¡vivan las mascotas!!!

Nunca me imaginé lo feliz que me haría abrazar esa bola de pelos, que babea y algunas veces hace pipí donde quiere.

La influencia positiva de las mascotas en la vida diaria de los humanos abarca desde aspectos psicológicos, sociales, terapéuticos y hasta fisiológicos.

Hay un sinfín de razones por las cuales una persona debe tener una mascota. En algunos casos amamos a los perros sin saber porque, simplemente sentimos una gran afinidad y cariño inexplicable por ellos. Por otro lado, hay quienes no soportan a los perros y prefieren por sobre todas las cosas a los gatos. En mi opinión, eso dice mucho de la personalidad de un ser humano. No es que estés bien o mal, sino simplemente nuestra atracción se inclina hacia algún lado y claro también están los amantes de los roedores o incluso de especies mucho más exóticas.

Sea la razón que sea, está comprobado que la compañía de las mascotas traen grandes beneficios no solo a nuestro estado de ánimo sino también a nuestra salud. Algunos con la función de proteger contra enfermedades cardiovasculares, reductores de estrés, soporte psicológico que ayuda a reducir la sensación de soledad, los que guían a las personas invidentes, los que ayudan en la mejora de alguna enfermedad terminal y los que simplemente nos hacen muy felices cuando llegamos a nuestra casa.

Esta edición queremos dedicársela a ellos y a la increíble sensación que nos transmite su nobleza, fidelidad y cariño.

Ahora sí, ¡disfrútala!

María Fernanda Espinosa

Director General