AÑO NUEVO, VIBRAS NUEVAS

No es magia, el primero de enero no voy a darle un giro de 360 grados a mi vida.

Inicias el año con toda la mejor actitud y la mejor vibra para cumplir tus propósitos que básicamente se resumen en uno solo: ser una mejor versión de mí mismo. Empiezas la dieta, a pesar de que amanece nublado te levantas temprano a hacer ejercicio, no se te ha antoja el cigarro, estás súper motivado en tu trabajo y eres una mamá más paciente y cariñosa o una estudiante súper responsable y haces todas tus tareas, ¡¡¡qué maravilla!!!

Sin que te des cuenta ya estás a mediados de febrero, te fue medio mal en los exámenes o los niños ya se te enfermaron, el frío cada día es más intenso, así que más de una vez has cenado molletes o tamales, te dio gripa y andas medio atontado y encima de todo te peleaste con tu novio o esposo. ¿Dónde quedó la motivación de los primeros cinco días de enero?

Hay que darnos chance, se vale regarla de vez en cuando; se vale pasar un bache difícil en el que de plano no ves la luz al final del túnel, se vale que te harte el jugo verde en las mañanas y que te agüites si no estás teniendo los resultados que esperabas. Se vale de todo…… menos dejar de luchar, eso sí que no se vale.

Cada uno de los seres humanos hemos estado en una situación vulnerable, sea la razón que sea, nos ha llovido sobre mojado más de una vez, es inevitable e involuntario. Así que yo decidí, hacer las paces con la nube negra que me persigue cuando varias cosas me salen mal a la vez. Decidí que lo único que no voy a dejar de hacer es insistir.

Mi propósito para este 2017 no va ser prácticamente cambiarme por otra, sino más bien, insistirme, sobre todo durante los días difíciles y nublados que me esperen este año. Voy a insistir para poder entender que cuando algo se me niega tiene una razón de ser, voy a insistir en perdonarme cuando me equivoque en mis decisiones y voy a insistir en echarme porras cuando más lo necesite. Así, en febrero, cuando las cosas se pongan difíciles me voy a acordar del solo propósito de echarle ganas, que la única chance que no se vale es la de darse por vencido.

¿Cuál es tuyo?

Esta edición es el resultado de un equipo que trabaja con responsabilidad, amor y mucha pasión… ¡Disfrútala!

María Fernanda Espinosa

Directora General