La Alameda Potosina lleva el nombre de Juan Sarabia, insigne precursor de la Revolución Mexicana Nació en San Luis Potosí­ el 24 de junio de 1882 y falleció el  17 de octubre de 1920. Fue periodista y polí­tico, fundador e integrante del Partido Liberal Mexicano hasta 1911, fecha en que se une al movimiento antirreeleccionista de Francisco I. Madero. Fue defensor de las ideas socialistas y junto a su hermano Manuel luchó por mejorar las condiciones de la clase obrera. Participó en el Congreso Liberal de 1901 en San Luis Potosí­, junto con Camilo Arriga, Librado Rivera y Antonio Dí­az Soto y Gama. Fue secretario general del Club Liberal "Ponciano Arriaga" y director del periódico El Porvenir y El hijo de El Ahuizote y también colaboró en los diarios "Regeneración", "Vésper", "México Nuevo", "El Renacimiento", "Excélsior" y el "Diario del Hogar". Perseguido continuamente, se refugia en los Estados Unidos con los hermanos Flores Magón  y a partir de  1904 participa en la organización de Partido Liberal Mexicano junto con Ricardo Flores Magón, Librado Rivera, Antonio I. Villarreal, Rosalí­o Bustamante, Enrique Flores Magón y Manuel Sarabia en conjunto apoyaron el lema «Tierra y libertad» del campesinado durante la revolución mexicana,  luchando contra la dictadura de Porfirio Dí­az. En 1905 estuvo en contacto con los anarquistas Emma Goldman y Florencio Bazora con los que entabló frecuentes conversaciones en las que también participaban Antonio I. Villarreal y Ricardo Flores Magón. A raí­z de estas conversaciones, se hicieron más evidentes las diferencias ideológicas entre Sarabia y Flores Magón; mientras este último adoptó una postura radical de tendencia anarcocomunista, Sarabia adoptó una postura más moderada. En 1907 fue detenido en Ciudad Juárez y trasladado a la prisión de San Juan de Ulúa de donde es excarcelado en mayo de1911 cuando Porfirio Dí­az renuncia a la presidencia de México tras reconocer, en los tratados de Ciudad Juárez, el triunfo de movimiento antirreeleccionista encabezado por Francisco I. Madero. Al triunfo de Madero fue electo diputado por San Luis Potosí­  y encarcelado nuevamente cuando Victoriano Huerta disolvió la Cámara de Diputados en octubre de  1913; fue liberado en 1914 y se trasladó a El Paso, Texas. Regresó a México en 1915, trabajo en la Biblioteca Nacional y fue director de la Escuela Industrial del Huérfanos. En 1917 perdió la elección de gobernador de San Luis Potosí­ frente al candidato Venustiano Carranza y en 1920 fue electo senador de nuestro estado. Sus palabras permanecen: "Volvemos al combate como siempre hemos vuelto después de cada golpe: con nuestra fe agigantada, con nuestras esperanzas no marchitas y con nuestro espí­ritu templado por la adversidad y caldeado por el entusiasmo. La convicción de que cumplimos con un alto deber, sirviendo a nuestra patria, nos infunde ese entusiasmo vigorosamente y si acaso sentimos una tristeza, es la de vivir alejados de la patria querida y separados de la comunión con nuestros hermanos de México. Pero ha sido preciso. La tiraní­a nos ha arrojado de nuestra patria obligándonos a buscar libertad en suelo extranjero. Cuatro años hemos luchado en México, cuatro años la tiraní­a nos ha vejado, nos ha despojado, nos ha oprimido, sujetándonos a procesos inicuos, amenazándonos con procedimientos brutales, arrastrándonos por cárceles civiles y prisiones militares, por penitenciarias y cuarteles".