RebozosMíS QUE UN ACCESORIO . LA PRENDA MEXICANA POR EXCELENCIA Uno de los elementos más representativos de la cultura mexicana es el rebozo ; los rebozos de santa Marí­a del Rí­o son emblemáticos por su calidad artesanal. Doña Isabel Rivera inició el negocio junto con su esposo Don José Rodrí­guez, ellos aprendieron el arte de tejer esta prenda en la asociación de reboceros (artesanos que se especializan en la confección de los rebozos) para después independizarse y seguir por su cuenta, este negocio se ha mantenido por mas de 50 años, ellos enseñaron a sus hijos y es de las pocas empresas familiares que mantiene la tradición  en la elaboración del rebozo. El uso del rebozo ha sido muy variado desde sus raí­ces, las mujeres adineradas los usaban dentro de sus casas para cubrirse del frí­o o como decoración, en cambio las mujeres del pueblo no salí­an a la calle sin él, lo usaban como cuna , pañuelo o abrigo. Esta prenda alcanzó tal importancia que en el siglo XVIII se dictaron leyes y reglas para la elaboración en cuanto al tamaño, tejido, clase de hilo y dibujo. Incluso se adoptó a la Virgen de las Angustias como la patrona de la reboceras. Para la elaboración del rebozo se utilizan diferentes técnicas tradicionales como es el uso del telar de cintura o el bastidor. El proceso es largo, una persona en promedio teje cuatro rebozos por mes y estos aun no llevan detalles. Hay algunos estilos muy populares como lo son el de greca o de bolita, mientras que otros diseños salen de la imaginación del tejedor, lo cual , hace a estos modelos únicos y originales. En Santa Marí­a del Rí­o se realiza el famoso Rebozo de Caramelo, el más caro de todos debido a que lleva 7 colores distintos. El trabajo de Doña Isabel y su familia es reconocido internacionalmente y son diversas las personalidades que han visitado el taller en busca de la tradicional prenda, ahí­ se pueden apreciar diferentes fotografí­as que van desde celebridades, polí­ticos importantes o  embajadores. Durante el mes de septiembre se organiza una feria en el  municipio de Tenancingo de Degollado en la ciudad de México donde reboceros de todo el paí­s exponen sus rebozos que pueden llegar a medir hasta 3 mts. Es justamente el trabajo de Doña Isabel la  ha llevado a visitar distintos lugares en donde ha expuesto su labor artesanal , no cabe duda que el esfuerzo de Doña Isabel y su familia para conservar la forma tradicional de la elaboración del rebozo, es causa de admiración y de respeto.